frigoEstoy cansado de leer año tras año, cuando llegan estas fechas,  los mismos artículos en revistas, blogs y webs especilizadas. Artículos del tipo:

– Las 5 comidas que debes evitar estas Navidades

– El turrón es el primo dulce del demonio

– En Navidad toma caldo.

– etc.

La gran mayoría de las personas que leerán este post (por no decir el 100%) no dependen de resultados deportivos próximos vitales, no son deportistas que se disputan la próxima gran maratón con un buen premio en metálico, ni se juegan su beca deportiva en la carrera de la semana que viene. Para ellos no va este post. Si alguno de esos grupos se ha colado aquí, por favor, taparos los ojos y no leáis lo que voy a escribir. No quiero ser responsable de vuestro fracaso!

Mis deportistas son gente de a pie, gente que se exige mucho en su deporte, pero que además tiene otra vida. Esta gente disfruta de las Fiestas y de la Navidad y jamás se me ocurriría pedirle que dejaran de hacer lo que en estos días les venga en gana.

Esta filosofía, más propia de un vividor que de un entrenador, me lleva a ser más cercano a las personas que entreno.

Cuando planifico los entrenamientos para estas fechas hablo con cada deportista para ver cual es su situación. Unos me dicen que se irán de viaje unos días, otros que en Nochevieja salen de fiesta y en Año Nuevo estarán muertos, y así, cada uno es un caso.

Empeñarme en que sigan con el mismo ritmo de entrenamientos y dietas que en cualquier otra  época del año sería egoísta por mi parte. Estos deportistas también tienen cenas de empresa, en las que se toman sus copas, van a comer a casa de sus abuelas donde se inflan a marisco, solomillo y turrones e invitan a sus amigos a comerse el roscón a casa.

Es cierto, que para muchos estas fiestas son sinónimo de vacaciones, por lo tanto disponen de mucho más tiempo libre. Tiempo que en parte pueden destinar a hacer deporte, incluso más del que pueden practicar cuando estudian o trabajan.

Estamos de suerte, correr está de moda (bueno, correr no, pero hacer running sí), salir en bici también está de moda y en general hacer deporte está de moda. Si eres deportista molas, eres cool!!! Aprovechemos esto para no convertirnos en morsas navideñas que sólo engullen. Queda con tus amigos, practica tu deporte favorito y después tómate una cerveza o tres. 

Celebra la Navidad, disfruta de las vacaciones, no te prives de comer lo que te apetezca, pero intenta compensar de algún modo. ¿Un poquito de deporte?

Para la gran mayoría de personas, ese kilo o dos que cogen en Navidad será relativamente fácil de dejar. Tenemos mucho año para privarnos, para hacer dietas, para no probar una gota de alcohol.

Aún así, si sigues empeñado en no engordar nada estas Navidades o incluso en dejar algo de peso, porque en breve empiezan las competiciones más importantes de tu barrio, te daré un valioso consejo: cierra el frigorífico con candado, cósete la boca y estas Navidades no comas NADA!!!