Основные Rgb

Las agujetas de la cuarentena

Llevamos unos pocos días de confinamiento, encierro obligado en casa, que ha cambiado por completo nuestras rutinas.

Son muchas las propuestas que van surgiendo, sobre todo a través de internet y redes sociales, para tratar de mantenernos activos: La imaginación e iniciativas de la gente son asombrosas.

«hay mucha gente haciendo una actividad física diferente a la que había practicado hasta ahora y por lo tanto, agujetas, fatiga muscular debido a que nuestro cuerpo no está acostumbrado a este ejercicio.» 

Algunas de las propuestas están relacionadas con la actividad física, desde las empresas que lanzan paquetes especiales a bajo coste con clases de infinidad de disciplinas (yoga, pilates, zumba, spinning), o los gimnasios o entrenadores personales que emiten sesiones en streaming, hasta las propuestas de los influencers y llegando incluso a retos extremos como el de Javier Castroviejo, corriendo 61km dentro de casa.

Todas estas iniciativas, se han traducido en que mucha gente, se ha lanzado a hacer deporte en casa, hasta el punto de llegar a hacer algo que no habían hecho hasta este momento. Otros, deportistas ya antes de la cuarentena, han cambiado su rutina, y cuando antes corrían, nadaban, salían a entrenar en bici o practicaban cualquier deporte colectivo o de pista, ahora le dan duro a sus sesiones de fuerza, CORE, yoga, pilates, zumba…

«Mi recomendación va en la línea de practicar actividad física a diario, pero variando la modalidad, intensidad, duración, etc.» 

¿El resultado de todo esto? que hay mucha gente haciendo una actividad física diferente a la que había practicado hasta ahora y por lo tanto, agujetas, fatiga muscular debido a que nuestro cuerpo no está acostumbrado a este ejercicio.

¿Es positivo o negativo? Desde el punto de vista de gasto calórico total, si nuestra rutina ha cambiado y la actividad diaria total se ha disminuido al mínimo, deberemos compensar con actividad física, pero hay que ser sensatos y no pretender llegar a hacer en 2 días lo que no se ha hecho nunca.

«si tras el aislamiento lo hemos convertido en un hábito, ya habremos sacado algo positivo de esta situación.» 

Mi recomendación va en la línea de practicar actividad física a diario, pero variando la modalidad, intensidad, duración, etc. Por ejemplo, si un día haces un HIIT de fuerza, al día siguiente incluir una rutina de yoga o estiramientos.

El confinamiento puede ser largo y la mejor actividad es aquella que se pueda mantener en el tiempo… y si tras el aislamiento lo hemos convertido en un hábito, ya habremos sacado algo positivo de esta situación.